Cómo reaccionar ante la aparición de alacranes según recomendaciones del Ministerio de Salud

1

La mayoría de los accidentes por alacranes, o también llamados escorpiones, se producen en el domicilio por lo cual las medidas de prevención deben estar orientadas a evitar el ingreso de los mismos a la casa y tener precaución en aquellos sitios donde podemos encontrarlos.

Protección personal

– Revisar y sacudir prendas de vestir, y calzados.

– Sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebe o niño.

– Tener precaución cuando se examinan cajones o estantes.

– Evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes.
 

Protección intradomiciliaria

– Utilizar rejillas sanitarias en desagües de ambientes y sanitarios.

– Controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras

– Colocar burletes o alambre tejido (mosquitero) en puertas y ventanas.

– Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos

– Control de cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes
 

En el ámbito peridomiciliario

– Realizar aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores.

– Efectuar control de la basura para reducir la cantidad de insectos (arañas y cucarachas) que sirven de alimento a escorpiones.

– Evitar acumulación de materiales de construcción, escombros, leña, hojarasca porque suelen ser lugares donde se mantienen, conservan y dispersan. Evitar juntarlos con las manos.

– Los alacranes pueden encontrarse en áreas rurales (debajo de cortezas de árboles, piedras, ladrillos) o urbanas (sótanos, túneles, depósitos, cámaras subterráneas)

– Pueden utilizarse aves de corral (patos, gansos, gallinas) como predadoras de los escorpiones

– Como última alternativa y con asesoramiento especializado, se usará la aplicación de plaguicidas de baja toxicidad por personal entrenado.

Frente a eventuales picaduras, no realizar tratamientos caseros, aplicar hielo y consultar rápidamente al médico y en lo posible llevar el escorpión para ser identificado.

Nunca aplicar plaguicidas sin haber seguido primeramente las recomendaciones sobre los métodos de prevención en el ambiente habitado.