Continúa la causa por el maltrato de la Orangutana Sandra en el ex-Zoo porteño

99

Sandra es la orangutana del otrora Zoo porteño, que ingresó a los 9 años y allí más de 20 años. En el año 2015 la justicia ordenó que se le nombrara un representante legal. El 13 de julio pasado el juez Letner había declarado la extinción de la acción penal pero los jueces Jorge Atilio Franza, Silvina Manes y Sergio Delgado, integrantes de la Sala III en lo Penal Contravencional y de Faltas revocaron esa decisión y la causa continúa su curso.

La Sala III en lo Penal Contravencional y de Faltas porteña ordenó que continúe la causa judicial contra las autoridades del ex zoológico porteño en resguardo de la orangutana Sandra debido a que «están en pugna derechos básicos de una persona no humana», de acuerdo a un fallo difundido hoy.

De esta manera los jueces Jorge Atilio Franza, Silvina Manes y Sergio Delgado, integrantes de la Sala III, revocaron una resolución de primera instancia del juez Gustavo Letner, titular del juzgado N° 15 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, del pasado 13 de julio.

En su decisión, el magistrado había declarado la extinción de la acción penal iniciada por Pablo Buompadre, miembro de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, en representación de la orangutana Sandra, alojada en el ex zoológico porteño, donde sobreseyó a los encausados.

El 12 de diciembre último, los integrantes de la Sala III decidieron la continuación de la causa «Responsable de Zoológico de Buenos Aires s/ ley 14.346» de Protección Animal en relación a la vida en cautiverio de la orangutana, que había iniciado la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales, informó hoy iJudicial.

«Habiendo la querella demostrado voluntad suficiente de seguir impulsando la acción, y estando en pugna derechos básicos de una persona no humana, corresponde revocar lo resuelto por el Magistrado de grado y ordenar la continuación de las actuaciones», dijo en su fallo el juez Franza.

El camarista recordó que también el Tercer Juzgado de Garantías de Mendoza reconoció a la mona Cecilia como un sujeto de derecho y autorizó su traslado al santuario de Sorocaba, en San Pablo, Brasil.

Para Franza «no quedan dudas del carácter de persona no humana que ostentan los animales, y que en razón de ello tienen derechos inherentes a dicha categoría de sujetos de derecho, entre los cuales se destacan los de llevar una vida digna, sin apremios físicos ni psíquicos, y especialmente en libertad».