El coordinador de las orquestas juveniles de la Ciudad retomó su cargo

52

Según ordenó la justicia, Claudio Espector, coordinador del programa de Orquestas Infantiles y Juveniles porteño, retomó su puesto de trabajo, después de haber sido separado de su cargo verbalmente en el mes de diciembre del año pasado.

Claudio Espector declaró en la conferencia de prensa en la cual se difundió la medida de su reincorporación: “Vamos a hacerle cumplir al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires esta orden judicial. Con honestidad, con profesionalismo y con vocación, haremos que las orquestas infantiles sigan sonando».

El viernes 14 de febrero, la justicia dictó una medida pre-cautelar ordenando al Gobierno de la Ciudad «que no se altere el cargo de Claudio Espector como coordinador del Programa de Orquestas Intantiles y Juveniles».

En diciembre, Espector fue notificado por primera vez en forma verbal que sería removido de su cargo y la semana pasada fue advertido, también oralmente, de que seguiría como maestro de piano, lo que fue rechazado tanto por el docente como por el resto de los trabajadores del programa.
El docente es considerado uno de los fundadores del programa de  Orquestas Infantiles y Juveniles porteño, que tiene por objetivo promover a través de la música, la inclusión de chicos de sectores vulnerables a una educación de calidad. 
El 10 de febrero pasado, los abogados del docente habían interpuesto una «denuncia vía hecho», en la que advertían que Espector había sido removido de su puesto en forma verbal, sin ningún papel que lo acreditara, por lo que el miércoles presentaron la medida cautelar.

Con los redoblantes de fondo típicos de las protestas, pero esta vez acompañados por flautas traversas, clarinetes, contrabajos, chelos y otros instrumentos más propios de orquestas sinfónicas, Espector agradeció el apoyo y aseguró que «este es un proyecto que nos enorgullece».

«Hemos logrado que estos instrumentos llegaran a lugares impensados, dándole derechos a estos chicos de barrios históricamente postergados», reflexionó Espector sobre el recorrido de estos 16 años que cumple el Programa, atravesando gestiones de diferente color político.

El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires emitió un comunicado en el que denuncia haber sido notificado después que Espector de la decisión de la Justicia y sostuvo que este hecho podría «afectar el derecho a defensa en juicio» y que «tiende a desnaturalizar el debido proceso judicial en curso».

En el comunicado, la cartera indica además que el viernes «militantes del gremio de UTE irrumpieron en las oficinas del Ministerio profiriendo insultos y agresiones e impidieron el libre acceso al lugar de trabajo del resto de los empleados».

Adriana Weschler, integrante del programa, sostuvo que «el viernes trabajadores del Programa estuvimos acompañados por el sindicato en el Ministerio pidiendo explicaciones, pero nadie nos recibió y, por el contrario, nos cerraron las puertas de nuestro lugar de trabajo, ya que nuestra oficina está en el piso 10».

Antes de finalizar la conferencia de prensa en la que se difundió la cautelar que implicó la restitución de Espector, el docente señaló que «desde hace dos años venimos denunciando el vaciamiento de este programa y de la salud pública».

Y concluyó: «vamos a seguir luchando, para que ni un chico se quede sin vacantes, para que ningún alumno se quede sin instrumentos y las orquestas sigan sonando para que dentro de poco otra música suene en esta ciudad».