Fue aprobado el estudio de impacto ambiental del nuevo shopping de IRSA

101

El grupo IRSA, que esperaba por la habilitación definitiva para concretar la apertura de Distrito Arcos en el barrio de Palermo Hollywood, que no se le había otorgado a raíz de reclamos judiciales presentados por distintas organizaciones, legisladores y vecinos, ha recibido en el día de hoy la grata noticia de que fue aceptado el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa posteriormente a la construcción el shopping a cielo abierto en el que invirtió u$s 60 millones y que ya tiene listo desde fines del año pasado.

El fallo dictado por el titular de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad (Apra), Juan Carlos Villalonga, aprobó los estudios de impacto ambiental que presentados por la empresa, y en su fallo aseveró que el shopping no construyó nuevos metros cuadrados, razón por la cual no se afectará la normal prestación de servicios públicos. En cambio, reconoce que se podrían generar algunos inconvenientes con el tránsito de la zona ?el shopping está ubicado entre Juan B. Justo, Paraguay, Santa Fe y Godoy Cruz, en pleno Palermo, y advierte que se podrían generar algunos inconvenientes con los desagües.

IRSA admite que es muy probable que deba realizar algunas modificaciones a su actual estructura, de modo de no generar mayores problemas en una zona que, sobre todo en ciertos horarios, se congestiona de autos, por lo cual se habla de que la apertura se realizaría en el segundo semestre de año.

La aprobación de Villalonga fue derivada al Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, con los detalles y fundamentos de esa decisión.

Cuando se notifique a IRSA oficialmente, la empresa deberá continuar por la senda legal y realizar una presentación ante el juez Atilio Amiratto, quien entiende en la causa.

Los conflictos comenzaron a fines de 2013, cuando la firma de Elsztain pretendía abrir el shopping. Pocas horas antes de que eso ocurriera, organizaciones como la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) salieron a mostrar su disconformidad con el centro comercial acusando al grupo inversor compuesto por IRSA y los empresarios Eduardo Gianna y Pablo Bossi de no tener el estudio de impacto ambiental correspondiente para abrir el lugar.

En la audiencia pública realizada realizada los días 20 y 21 de febrero, quedó expresado el amplio rechazo de una gran parte de la sociedad, debido a la manera en que se había construido la obra, sin presentar los estudios ambientales que exije la ley.