La elefanta Mara llegó a su destino en Brasil

73

Mara llegó a su destino en Brasil

#elefantaMara #SantuariodeElefantes

Mara es la elefanta asiática que llegó al antiguo Zoológico de Buenos Aires producto de un decomiso judicial al Circo de Rodas en el año 1995 y desde entonces compartió recinto con Kuky y Pupy, dos elefantas hermanas nacidas en el Parque Kruger de Sudáfrica.

Tras muchas idas y venidas, y gestiones de proteccionistas, se logró el permiso judicial para realizar su traslado hasta el Global Sanctuary for Elephant de Brasil ubicado en el Mato Grosso.

Luego de haber concluido la etapa administrativa y judicial, comenzó la adaptación para que Mara pudiera afrontar el viaje.

Por fin, el sábado 9 de mayo, la elefanta Mara partió del Ecoparque porteño hacia el Santuario de Elefantes de Brasil. Durante el viaje, que duró algunos días, tuvieron varias paradas, en las cuales Mara se comunicaba con sus cuidadores, durmió y se alimentó bien. El viaje de 1.710 millas desde Buenos Aires, Argentina (2752 km), gracias al EcoParque Buenos Aires, y a los funcionarios de Brasil y Argentina que hicieron  posible el transporte internacional de elefantes durante esta pandemia. Allí ella tendrá un gran hábitat con árboles, césped, estanques, arroyos, sauces de barro, personal de atención especializada y amigos de elefantes. 

Apenas llegó, Mara, antes de explorar su nuevo hogar decidió acostarse y tomar una pequeña siesta.  Luego, reconoció el nuevo espacio en el que se encontraba. Al día siguiente, durmió durante toda la mañana. Tantos días de viaje no fueron en vano y ella necesita descansar. 

Los cuidadores contaron que Mara es el primer elefante que cualquiera de ellos haya visto alguna vez que pela sus bananas y que come despaciosamente, explorando toda su comida antes de comerla. También contaron que parecía insegura al estar frente a los perros y los gallos, pero dicen que es normal con los elefantes llegan al Santuario primera vez. 

Hay allí otros elefantes: Lady, Maia y Rana. Un día después sus cuidadores abrieron las puertas del Centro de Atención, lugar en el que se encontraba desde que llegó, y ella salió a oler y explorar rápidamente, mirando al los otros elefantes a la distancia. 

Shirlei y Laura, que son sus cuidadoras, comparten sus primeras impresiones de Mara: que ella es muy hábil y ya parece cómoda. También dicen que esperan que Rana y Mara se conviertan en buenos amigos. Es un proceso lento para Mara y hay muchos cambios que ella debe procesar. En general, Mara parece insegura con perros, pájaros y gallos. Como viene de un ambiente estéril como era el zoológico, no está acostumbrada a la naturaleza. Los otros elefantes reaccionaron igual cuando llegaron pero ninguno tuvo problemas para adaptarse, así que están seguros que Mara también lo logrará sin problemas.

Facebook:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.