La Legislatura aprobó la ampliación del Aeroparque

65

La Legislatura aprobó la ampliación del Aeroparque

En la sesión ordinaria que se llevó a cabo el jueves 27 de septiembre, se ratificó, en primera lectura, el Protocolo Operativo de uso aeroportuario en el marco del Convenio entre el Estado Nacional y el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires referido a la ampliación del Aeroparque “Jorge Newbery”, lo que habilita el relleno a la altura de la Cabecera Sur para mejorar el nivel de seguridad operativa aeronáutica y otro relleno situado al este, útil para instalar en nueve hectáreas nuevas cocheras en estacionamientos subterráneos.

La aprobación inicial de la ley se efectuó sobre un proyecto enviado por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, propiciando la ratificación efectuada el año pasado de dos protocolos acordados en los años 2004 y 2016 entre el gobierno local y la nación. La votación en general resultó de 46 votos positivos, 4 negativos de la izquierda y 11 abstenciones aportadas por Evolución y Unidad Ciudadana.

Se trata del protocolo rubricado el 14 de febrero de 2017 de “Uso Aeroportuario, en el marco del Convenio entre el Estado Nacional y el GCABA realizado el 23 de agosto de 2004” por el que “el GCABA cedería el uso de tierras para ampliar las cabeceras norte y sur del aeroparque en compensación a la franja de 16 metros sobre todo el lateral del mismo, necesaria para concretar la traza sur-norte de la Autopista “Presidente Arturo Illia“, y otro protocolo del 11 de mayo último sobre el Convenio Marco en Materia de Transporte, del 14 de julio de 2016 aprobado por la Legislatura mediante Resolución N° 350.

El 23 de agosto de 2004 el Convenio N° 22 -publicado en el Boletín Oficial de la CABA N° 2018 del 6 de septiembre de ese año- se suscribió con el fin de mantener el emplazamiento actual del Aeroparque y conformar una Comisión Mixta de Estudio y Enlace para el tratamiento de todas las cuestiones vinculadas al mismo.

La Comisión Mixta presentó el 22 de diciembre de aquel año un informe con el propósito de determinar las acciones necesarias para la ejecución de un proyecto de adecuación del Aeroparque y su zona de influencia y cumplir así con las normas y recomendaciones internacionales y nacionales que rigen el funcionamiento de un aeropuerto en zona urbana. Se demandó la adopción de medidas específicas en cuanto a la seguridad, infraestructura, mejoras de balizamientos, transitabilidad y espacios públicos circundantes, tareas a ejecutar por la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 S.A. conforme lo dispuesto por el numeral 6.7 del Acta Acuerdo de Adecuación del Contrato de Concesión, aprobada por el Decreto N° 1799 del 4 de diciembre de 2007.

En ese contexto se firmó el Protocolo N° 1 que hoy obtuvo aprobación en primera lectura. De esta manera se procura ratificar la cesión que el GCABA hizo al Estado Nacional del uso de terrenos de propiedad de la Ciudad con el propósito de ampliar la cabecera Sur del Aeroparque.

El Convenio 22 pendiente de aprobación por la Legislatura, este jueves fue aceptado de acuerdo a lo establecido en el artículo 80 inciso 8 de la Constitución de la Ciudad Autónoma.

Por otra parte, el 11 de mayo del corriente año se suscribió el Protocolo N° 1 al Convenio N° 5/16 que también se ratifica a los efectos de superar la situación particular en materia de infraestructura vinculada al transporte en el ámbito del Aeroparque y su entorno, “toda vez que se evidencian elevados índices de saturación en varios de sus subsistemas, que requirió un acuerdo interjurisdiccional que le brinde una solución al mediano y largo plazo“, según expresan los fundamentos del despacho de mayoría elevado por las Comisiones de Planeamiento Urbano y Presupuesto.

En ese marco, se proyectó ejecutar un relleno costero hacia el este del Aeroparque sobre el Río de la Plata, que permitirá rectificar y ensanchar las aceras y las vialidades o carriles de circulación para el ingreso y egreso del referido predio, desplazar e implantar hacia el este la nueva posición de la avenida Costanera Rafael Obligado, y desarrollar un estacionamiento subterráneo con sus vías de ingreso y egreso, y generar un área parquizada sobre el borde del río reformulando el entorno al “aire libre“, explicaron.

Asimismo, la Cláusula Sexta del citado convenio prevé el compromiso del GCABA de elevar un proyecto de ley en los términos del artículo 82, inciso 5 de la Constitución local, con el objeto de extender la cesión de uso de dos polígonos – uno de ellos para uso de estacionamiento subterráneo – por todo el tiempo que estén afectados al uso aeroportuario; y otro al Distrito Joven – Costanera Norte.

Además, se encomienda a las Direcciones Generales de Escribanía General, de Interpretación Urbanística y Registro de Obras y Catastro del GCABA la implementación de la ley en el marco de sus competencias. En tanto el artículo 13° y último, alude a la convocatoria a Audiencia Pública.

La oposición, a través de un dictamen en minoría firmado por el diputado Mariano Recalde (UC) presentó algunas discrepancias entre ellas, que no se contempla el acceso del transporte público de pasajeros al aeroparque.

Argumentó que el relleno para la instalación de estacionamientos subterráneos “debe analizarse en función de las alternativas para acceder al Aeroparque y no se plantean alternativas que sean más económicas y sostenibles”.

En primer lugar, se considera que este relleno es menos prioritario que el relleno que la Ciudad aún debe efectuar en la Cabecera Norte del Aeroparque. El relleno adeudado sobre la Cabecera Norte se planificó para dar más seguridad a las operaciones aéreas siguiendo las recomendaciones internacionales plasmadas en el Anexo 14 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), mientras que el relleno propuesto por el Poder Ejecutivo atiende la necesidad de generar más cocheras para automovilistas y un poco más de espacio en los hall del Aeroparque“.

No es cierto que el relleno de la Cabecera Norte sólo se pueda construir luego de que se ejecute la propuesta con el nuevo relleno con cocheras subterráneas como afirmaron los funcionarios del ORSNA que expusieron en la reunión informativa del proyecto cursado bajo expediente 1925-J-2018. Esto se justifica en que el relleno de la Cabecera Norte fue planificado por diversos actores especialistas en cuestiones aeroportuarias sin la existencia del relleno con cocheras subterráneas tal como se comprueba en: el mismo Convenio 22 con la participación del Ministerio de Transporte de Nación y su par de la Ciudad; las conclusiones de la Comisión Mixta de Estudio y Enlace del Convenio 22; el Plan de Usos del Suelo del Aeroparque elaborado por el ORSNA y el Plan Maestro desarrollado por Aeropuertos Argentina 2000″.

En segundo lugar, y respecto al acceso al Aeroparque, se considera que debe avanzarse en enlazar la red de Subte con el Aeroparque por medio de un subte u otro modo guiado de forma integral, en vez de priorizar la construcción de más cocheras. Esta opción fue planteada históricamente. El último Plano de Usos del Suelo del Aeroparque aprobado por el ORSNA ya contempló esta posibilidad e indicó la traza que seguiría este enlace en las tierras aeroportuarias. Además, en una de las criticadas encuestas electrónicas realizadas por BA Elige hace sólo 1 año se le ofreció a la población que voten por los proyectos que la Ciudad debería encarar y la construcción de un acceso al Aeroparque con el Subte fue el cuarto proyecto más con más votos“.

En minoría se afirmó “que las prioridades por construir inicialmente el relleno de la Cabecera Norte por motivos de seguridad operativa aeronáutica y por avanzar en la construcción de un enlace guiado con la red de Subte no son solo una postura espontánea, sino que hay otros antecedentes de una de las instituciones más reconocidas del mundo en materia aeronáutica como la Asociación Internacional de Transporte Aéreo más conocida por sus siglas IATA. En el año 2016 la nueva gestión del Ministerio de Transporte solicitó a la IATA que elabore un informe sobre las intervenciones que deberían llevarse a cabo en el Aeroparque. La IATA publicó en mayo de 2017 los resultados de este estudio en un informe en el cual plantearon una serie de acciones necesarias y las catalogó en una escala según si tenían prioridad baja, media o alta. La normalización de las calles de rodaje -que solo se podría hacer con el relleno de la Cabecera Norte- fue catalogada como de alta prioridad. El acceso por un modo guiado de transporte público para acceder al Aeroparque y reducir el acceso vial fue también catalogado como de alta prioridad. Por último, la construcción de un estacionamiento frente al Aeroparque fue considerado como de prioridad media“.

También se adujo “que, asimismo, la permanencia y mejora del Aeroparque Jorge Newbery es un objetivo trazado desde el año 2004 por el Estado Nacional y la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de que el concesionario Aeropuertos Argentina 2000 planificó el cierre del mencionado aeropuerto en el año 2005. En función de los términos de la renegocación del contrato de concesión del aeropuerto vigentes a partir de 2007, la incorporación del relleno de Cabecera Sur y el de Cabecera Norte vuelve imperativa la obligación por parte del concesionario Aeropuertos Argentina 2000 de realizar numerosas inversiones a su cargo dentro del predio del Aeroparque que hasta la aprobación de la presente se veía impedido de efectuar por la falta de cesión de las tierras mencionadas al uso aeroportuario por parte de la Legislatura de la Ciudad“.

Se concluye que “queda en evidencia que con el Protocolo del artículo N°2 del proyecto cursado bajo el expediente 1925-J-2018, el mismo Ministerio de Transporte Nacional y su par de la Ciudad demuestran que invierten las prioridades de los estudios realizados por IATA que fueron contratados por ellos mismos y que están improvisando“.

Se proponía, entre otras acciones, encomendar al Poder Ejecutivo la realización de un estudio de factibilidad del proyecto de relleno en la zona de la Cabecera Norte siguiendo los lineamientos del Convenio celebrado el 23 de agosto de 2004 entre el Estado Nacional y la CABA y del Plan Maestro vigente aprobado por el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos, el cual debería ser presentado ante esta Legislatura en un plazo de 180 días.

Y por otra parte, se postuló encomendar también al Ejecutivo “la realización de un estudio de factibilidad del proyecto de construcción de tres alternativas diferentes para establecer un acceso de un modo de transporte público guiado que enlace la red de Subterráneos de Buenos Aires con el área pública de la terminal de pasajeros del Aeroparque y esté adecuadamente integrado a ambos sistemas. El estudio debería considerar que ese enlace podrá ser utilizado por el público en general sin tener que efectuar controles obligatorios de seguridad u otros requerimientos no implementados en el transporte público de la Ciudad de Buenos Aires. Dicho estudio debería ser presentado ante esta Legislatura en un plazo de 180 días”.

La presidente de la Comisión de Planeamiento Urbano, Victoria Roldán Méndez (VJ) fue la miembro informante del despacho de mayoría en el recinto. Apuntó que se modifica el Código de Planeamiento Urbano, se crea un parque lineal y se posibilita la ampliación y desplazamiento de la avenida Rafael Obligado para facilitar el acceso.

Sobre el final del debate el titular del bloque oficialista Agustín Forchieri remarcó los beneficios, entre otros la valoración de la costa al río.

Posteriormente María Rosa Muiños (BP) anticipó el acompañamiento no obstante “la falta de interconexión con el transporte público“, y manifestó su esperanza en que “pronto tratemos ampliar la Cabecera Norte, que sea el próximo paso“.

A continuación Roy Cortina (PS) manifestó que si bien “cinco líneas de colectivos no alcanzan” destacó el “ordenamiento del tránsito con nuevas calles internas, ocho cruces peatonales, veredas anchas, preservación de los árboles, traslado del estacionamiento norte al frente, ganar tierra en la zona de la Cabecera Sur son importantes contribuciones” y con “el parque de seis hectáreas también se gana un espacio verde de cara al río“.

Mariano Recalde (UC) afirmó que no acompañaría en general por su disconformidad con el segundo protocolo del año 2017 así como con la desafectación de vía pública de la antigua traza de la Avenida Rafael Obligado (cerrada al uso público) y afectación al dominio privado de la Ciudad del Polígono del Anexo III. “Altera prioridades” sostuvo, y abogó por “separar las pistas de rodaje de la de aterrizaje que aportarían más seguridad y elevaría al aeroparque a categoría 3 lo que permitiría operar en días de niebla“.

En contra se expresó Fernando Vilardo (AyL) aludiendo a los argumentos dados por organizaciones ambientalistas.

El Gabriel Solano, del FIT, explicó los motivos de su rechazo al proyecto de ampliación del Aeroparque votado en la Legislatura: “Se trata de un proyecto armado a la medida de Eurnekian, uno de los empresarios procesado en la causa de los cuadernos. Debido a la investigación judicial hubiese correspondido que se dé por cancelada la concesión, pero se hace exactamente lo contrario. Se termina convalidando un negociado armado por Menem primero, y luego por un pacto suscripto entre De Vido e Ibarra en el 2004. El aval de los diputados de la Coalición Cívica de Carrió a esta ley bochornosa es una manifestación extrema de doble discurso, o peor aún, de doble moral”. “La Ciudad sede 12.5 sede a perpetuidad, sin cobrar un solo peso de canon, tierras al Estado nacional, quien a su vez se las entrega en uso a Eurnekian. Se termina convalidando la violación del acuerdo original de 1997, que obligaba a mudar el Aeroparque para recuperar esas tierras para integrar la ciudad al Río de la Plata. Con esta ley, en cambio, se realizará una acción muy negativa desde el punto de vista ambiental, como ser el relleno de 9 hectáreas de río con escombros contaminados, para construir cocheras que serán regenteadas por Aeropuerto 2.000”.