Mario Clavell fue vecino del barrio de Palermo

Mario Clavell fue vecino del barrio de Palermo
El chansonier de América, Mario Clavell, vivió durante las últimas décadas de su vida en el barrio de Palermo. Una placa en las paredes del  edificio ubicado en edificio de Salguero 2310 lo recuerdan.

 

Nacido en Ayacucho, en el año 1926, y después de haber pasado su juventud en Tandil, el recordado Mario Clavell eligió la ciudad de Buenos Aires para vivir, precisamente sus últimas décadas transcurrieron el barrio de Palermo, que fue su hogar hasta su último día, el 10 de marzo de 2011.

En el año 2005, Mario Clavell, fue declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

En el año 2016, por cumplirse 5 años de su fallecimiento, legisladores porteños dispusieron la colocación de una placa en la entrada del edificio de la calle Salguero 2310, última residencia de Mario Clavell, y la conmemoración por cumplirse el día 10 de marzo de 2016 los cinco años de su fallecimiento. Además, en el Salón Dorado de la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires, se realizó un acto homenaje en el cual se le entregó una plaqueta, su hija, Marga Clavell

Los fundamentos del proyecto de ley presentado por el legislador Jorge Enriquez, para declararlo Personalidad Destacada de la Cultura expresaban:

«El Chansonnier de América nació en Ayacucho en el año 1926, desde pequeño demostró su vocación por la música y el canto. Debutó a los 9 años como solista en la fiesta de Fin de Cursos del Colegio San José, de Tandil (Argentina). Fue también solista en el coro de la Iglesia Parroquial. A los 11 años comenzó sus estudios musicales con la ilusión de llegar a ser concertista de guitarra.

 A los 18 años se decidió a probar fortuna en Buenos Aires, y debutó como «crooner» con la Jazz de Adolfo Carabelli, en Radio Belgrano.

Como él dice, esto pertenece a su «pre-historia. Las necesidades de la vida le hicieron buscar seguridad económica, y se empleó en una importante compañía de seguros.

Entre póliza y póliza, en su máquina de escribir tecleaba las primeras canciones que lanzaría en 1944, tras el estreno de la primera por el famoso tenor mexicano JUAN ARVIZU. Este, entusiasmado con las creaciones del joven Clavell, lo presentó a la Editorial Julio Korn, donde le hicieron sus primeros contratos de edición. No pudo ser más auspicioso aquel paso. La inspiración de Clavell comenzó a brindar frutos que se convirtieron en rápidos éxitos populares, interpretados por todos los cantantes y orquestas del país. En dos años, Clavell se convirtió en el compositor de moda, y esto originó las ofertas de empresas que querían contar con su actuación como intérprete de sus grandes éxitos.          

Fué así que en 1947, Clavell dejó la compañía de seguros y se dedicó de lleno a su vocación de trovador, debutando en todos los medios con gran suceso. Su debut primero fue en «La Coupole», un elegante salón de Buenos Aires. De inmediato se presentó en Radio Splendid, y comenzó a grabar discos en RCA Víctor.

 En 1949 debutó en el cine argentino, cantando en el film «Los Pérez García» y protagonizando de inmediato «El ladrón canta boleros».

Sus primeros éxitos como autor fueron «Por qué?», «Qué será de mí?», «Hasta siempre!» (No te digo adiós), «Porque tú lo quieres», «MI CARTA»  (Querida…»), «SOMOS» (su canción más emblemática, que sigue siendo hit en todo el mundo), «ABRÁZAME ASÍ», etc. Después vendrían otros éxitos como «QUISIERA SER», «EL AMOR ES UNO», «ALGO SE VA!», «TE ACORDARÁS DE MÍ», «A VECES…LOS DOS!», «Y LA VIDA VA!», etc. etc.

Su gran sentido del humor, lo volcó en canciones divertidas como «El hombre es como el auto», «Mardita sea!», «Carlos María», «En Shangai» , «Ha vuelto el charleston», «El Vals alemán», «La Bandita de Pepino», «EL CIRCO (Pasen a ver!), «Es muy fácil el inglés», «En casa de Lord James», y tantos éxitos inolvidables de su polifacética personalidad.

Mario Clavell se convirtió en «El Chansonnier de América», y como auténtico showman recorrió toda América en varias tournées exitosas. Su primer suceso espectacular fué en Santiago de Chile, en 1950. A este país volvería en incontables oportunidades, lo mismo que al Uruguay, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, México, Puerto Rico.

En 1961 se presentó por primera vez en España, país al que regresó por varios meses en 1963. En 1969 fue contratado por seis meses por la Cadena Ser, y su éxito prorrogó su estadía en España por cinco años, presentándose en las mejores salas de espectáculo, en Radio (con su programa diario) y en Televisión Española. Presentó su propio espectáculo de «café-concert» en la Boite Ales, en el corazón de Madrid; y al mismo tiempo se dió en el Teatro Reina Victoria el musical titulado «El Oso y el Madrileño», con libro del gran humorista español Antonio Mingote y canciones de Clavell. Su despedida de España fue en la televisión, como showman y conductor del programa «Señoras y Señores».              

En 1974 regresó a la Argentina. Su primer reencuentro con el público de su país fue en recordados y exitosos espectáculos de «café-concert» junto a populares figuras del buen humor: Juan Carlos Mesa, Jorge Basurto, Carlos Garaycochea y Beba Bidart.          

Permanentemente siguió actuando en diversos países de Latino-América, y en 1991 se presentó por primera vez en los Estados Unidos, debutando en Miami, donde una enorme audiencia latino-americana que conoció desde siempre sus canciones, lo recibió con todo entusiasmo. Realizó en los últimos años varios shows que le dieron la incomparable emoción de un público que cantó con él sus populares melodías.          

Algunas distinciones que Clavell ha recibido en su larga y siempre exitosa carrera, son: Mención Premio Estrella del Mar, Mar del Plata; (1993) – Konex de Platino al mejor autor y compositor melódico (1985)- La Televisión Nacional de Chile le rindió homenaje en el programa «Cantanoche» (1986) – Gran Premio SADAIC por su trayectoria internacional. El alcalde de Miami instituyó el 6 de julio de 1995 como «El día de Mario Clavell» – La ciudad de Buenos Aires le dió su tributo en julio de 1997, con motivo de sus cincuenta años con la música. Pocos días después, en el Salón Azul del Senado fue la Cámara de Diputados la que distinguió a Clavell por su trayectoria.

En 1998, la Asociación de Discómanos del Ecuador entregó una plaqueta de Honor a Mario Clavell, y un diploma en el que se le nombra Socio Honorario de la Entidad.

El popular «chansonnier» sigue realizando numerosos shows en distintas salas de Argentina, demostrando permanentemente hallarse en la plenitud de su arte interpretativo. Presenta en estas actuaciones sus nuevas canciones que son recibidas con cariño por un público que sigue siendo fiel al trovador romántico de todos los tiempos.

Recientes Premios: En 2002 Clavell fue objeto de numerosos homenajes, entre los que podemos destacar los siguientes:

El 24 de agosto fue nombrado Visitante Ilustre de la ciudad de Mar del Plata en una hermosa función realizada en el Teatro Colón.

El 11 de setiembre en Tandil, ciudad de su niñez y la adolescencia de Mario Clavell, en emocionante ceremonia celebrada en el Consejo Deliberante de la Municipalidad, se lo designó Ciudadano Ilustre.

El 6 de Diciembre, Argentores, la entidad que agrupa a los autores teatrales de la Argentina, rindió un HOMENAJE en su sede a Mario Clavell, con gran concurrencia de público, colegas y amigos. Clavell recibió una hermosa plaqueta recordatoria y brindó un emotivo show con la colaboración formidable de su amigo el dibujante y humorista Carlos Garaycochea.

 El año 2002 se inició con un acto auspicioso. Mario Clavell presentó en la ciudad de Mar del Plata su libro titulado MI AMIGA, LA CANCIÓN. Es una obra que contiene sus conceptos sobre el misterio de la INSPIRACION, y un compendio de lo que han opinado al respecto los grandes creadores: Beethoven, Mozart, Chopín, Gershwin, Gardel, Salgán, Cobián, Irvin Berlín, Trenet, etc., etc.

Pocos meses después, la Secretaría de Cultura de la Nación auspició y declaró de Interés Cultural este libro de Clavell.

En Miami, durante el Primer Festival de la Voz y la Canción Latina. Participaron 360 canciones y el Primer Premio, por unánime decisión del Jurado, correspondió a la canción La Maleta, de Mario Clavell, ovacionada por el público asistente. Su magnífica intérprete fue la cantante venezolana Mabella Montesinos.

El artista presentó su libro autobiográfico «SOMOS… Una vida de canciones» en el Centro Cultural Español, con una elocuente exposición del gran poeta cubano Orlando González Esteva.

En el mes de octubre de 2003, Clavell recibió las Llaves del Condado  DADE, y la ciudad de Hialeah – perteneciente al mismo Condado – proclamó el 12 de octubre como EL DIA DE Mario Clavell, y el 19 de octubre en el Miami Dade Country Auditorium, 2500 espectadores lo ovacionaron de pie,y en una expresión conmovedora de admiración y cariño, cantaron con él su inolvidable canción SOMOS. («Somos un sueño imposible que busca la noche…»).

El inolvidable Mario Clavell sigue recogiendo el cariño de su público en cada una de sus presentaciones, es por esto, y por todo lo expuesto, es que solicito la aprobación del presente Proyecto de Ley.«.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.