Se reunió la Comisión para tratar la modificación de la ley de Basura Cero

15

Se reunió la Comisión para tratar la modificación de la Ley de Basura

Comenzó el tratamiento, en comisión, del proyecto del gobierno porteño que busca modificar la ley denominada “Basura Cero” para que permita volver a la incineración (ahora denominada combustión controlada) de residuos. El controvertido proyecto cuenta con el rechazo de organizaciones ambientalistas, que apoyan el reciclado de residuos urbanos que se realiza en la actualidad, quienes se manifestaban al mismo tiempo en la calle, desplegando un cartel que decía “Quemar basura mata” desde un balcón de la Legislatura porteña.

En la comisión de Ambiente de la Legislatura porteña, presidida por la diputada Mercedes De las Casas (VJ), comenzó el tratamiento del proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo para modificar la norma conocida como de “Basura Cero“, a los efectos de prorrogar plazos de cumplimiento de resultados y permitir la combustión de residuos como generador alternativo de energía.

Lo que debía ser una reunión informativa se convirtió, en los hechos, en una especie de asamblea donde las denominadas asociaciones sociales, barriales y ambientalistas, los militantes políticos opositores al gobierno local, organizaciones diversas de signo izquierdista y dirigentes partidarios, como ex legisladores, expresaron de plano sus críticas y rechazos a las políticas de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.

Más de una decena de oradores de esas organizaciones ocuparon el espacio inicial de la reunión, que por reglamento debe ser de media hora para escuchar a los vecinos, pero fue en este caso una retahila de encendidos discursos en contra de la propuesta oficial. Al final, hubo una brevísima exposición “explicativa” del subsecretario de Higiena Urbana de la Ciudad, Renzo Morosi, quien puntualizó un resumen del proyecto de ley.

Los diputados de la oposición plantearon, luego, reclamos de mayor información y trasladaron, en algunos casos por escrito y en otros oralmente, una serie de preguntas que deberían ser respondidas en próximas reuniones de comisión.

Habló finalmente el presidente del Ceamse, Gustavo Coria, quien comentó que la de la basura “es una problemática compleja” y por lo tanto demanda leyes que además de necesarias, justas e inclusivas del personal “sean realistas”. Dijo que el problema “no es sólo de la Ciudad de Buenos Aires sino de todo el área metropolitana, que abarca a 15 millones de personas” y para cuantificar la magnitud de lo que está en discusión comentó que “mientras estamos hablando acá, entraron 400 camiones a nuestro relleno sanitario y entran 2.500 camiones repletos de residuos sólidos urbanos durante un día, por un total de 18.500 toneladas, que puestos un vehículo tras otro, ocuparían toda la traza de la avenida General Paz, de punta a punta”.

Mientras tanto, activistas de Greenpeace se manifestaron frente a la Legislatura; desde un balcón de la Legislatura, colgaba un cartel con la leyenda “Quemar Basura Mata”. Diego Salas, director de Greenpeace, expresó: “El Gobierno de la Ciudad está impulsando la incineración de basura a pesar de los daños para la salud y el ambiente que esto genera; tiene a disposición una ley de avanzada que no cumple, y en lugar de cumplirla, implementa un sistema tóxico“. La ONG explicó que en diferentes análisis se asocian las emisiones tóxicas y cancerígenas de estas plantas con un aumento en las tasas de morbilidad y mortalidad en poblaciones expuestas, principalmente operarios y ciudadanos de las zonas aledañas.

El proyecto

La iniciativa legal oficialista se fundamenta en “la implementación de nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia en la gestión de residuos, entre ellas la valorización energética” y explica que la técnica “consiste en la oxidación total de los residuos a altas temperaturas en hornos apropiados con múltiples sistemas de control. Como resultado de la misma se destaca una reducción del volumen de los residuos hasta en un 90% y la generación de cenizas que pueden ser reutilizadas en la industria de la construcción“.

Esta tecnología busca “disminuir la cantidad de residuos que son dispuestos en relleno sanitario, permitiendo así valorizar un recurso que actualmente no presenta posibilidad de recupero alguna. Se puede recuperar la energía contenida en los residuos la cual, bajo un proceso de combustión controlado, puede ser transformado en energía eléctrica e inyectada en la red para uso domiciliario“, argumentó el Ejecutivo de la CABA.

El proyecto enviado a la Legislatura también propone modificar los plazos establecidos en la ley original y “fija un (nuevo) cronograma de reducción progresiva de la disposición final de residuos sólidos urbanos que conllevará a una disminución de la cantidad de desechos a ser depositados en rellenos sanitarios. Estas metas a cumplir serán de un 50% para el 2021, de un 65% para el 2025 y un 80% para el 2030, tomando como base los niveles enviados al CEAMSE durante el año 2012. Se prohibe para el año 2028 la disposición final de materiales tanto reciclables como aprovechables.

La reunión se realizó en el salón Presidente Perón de la Legislatura y tomaron parte, además de De las Casas, los diputados Hernán Reyes, Carolina Estebarena, Fancisco Quintana, Daniel Del Sol, Eduardo Petrini, Jian Ping Yuan, Guillermo Suárez, Paola Micchielotto, Guillermo González Heredia y Gastón Blanchetiere (Vamos Juntos); Inés Gorbea, Marcelo Depierro y Marcelo Gouoman (Evolución); Mariano Recalde, Javier Andrade y Victoria Montenegro (Unidad Ciudadana); Myriam Bregman (PTS-FI).